miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina

Bosque del Vivero Dunicola "Florentino Ameghino" Av Lorenzo Parodi s/n. Miramar.

museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar

Galería de Imágenes del Pueblo de Mechongue.

Si posee imágenes para compartir con nosotros, sobre el pasado de Miramar o del Partido de General Alvarado, envíenos por e-mail, junto a sus datos personales y los datos que de la fotografía. También puede realizar alguna corrección sobre algún dato aquí publicado o sugerencia a  museomiramar@gmail.com

Se encuentra ubicada al sudeste de la provincia de Buenos Aires a 58, 7º Latitud sur, 58º Longitud oeste. La separan unos 65 kilómetros de Miramar, ciudad cabecera del Partido de Gral. Alvarado (por ruta 88 y acceso por camino asfaltado que luego empalma con ruta 55); a 40 km. de Necochea y a 45 de Balcarce, otras dos localidades importantes de esta región.

Como es sabido su población está asentada en tierras realmente fértiles y por lógica la economía gira alrededor de la actividad agrícola - ganadera. Martín de Alzaga, propietario de establecimientos agropecuarios, luchó incansablemente para lograr la llegada del ferrocarril a estas tierras.
   

Esto se produjo finalmente el 12 de mayo de 1911 y junto con la aparición de algunos comercios, marcaron el punto de partida para el desarrollo.

El nombre Mechongué, en honor a una hija del propio Alzaga, cuyo nombre original era Mercedes.

Entre los primeros negocios se pueden mencionar los de herramientas. Basta con nombrar a Prazel, Antonio Camino e Hijos, Filipino e hijos y Andrés Astiz, entre otros, quienes se ocupaban de arreglar y cuidar el estado de los carruajes que ingresaban y egresaban de la zona urbana y rural.

Vale la pena hacer mención a los Almacenes de Ramos Generales, quienes proveían con mercadería (alimentos, vestimenta) llegada por vía férrea desde Balcarce o Mar del Plata.
Además no se puede dejar de lado las casas de comida o las llamadas «fondas», donde se brindaba hospedaje y la «Farmacia Mechongué», primera y única que se instaló en el pueblo, propiedad de Felipe Diez.


Los 100 años de Mechongué en palabras.

Mechongué cumple su centenario. Cien años de historia que se han recopilado en palabras e imágenes. Aquí ofrecemos algo de su historia, material cedido por gentileza de Mariana Suarez Boh, autora del libro "Origen y fundación de Mechongué. Cien años del Pago Lindo", que será presentado hoy a las 17.30 en la Escuela 9.

Los pioneros. Largo sería enumerar la lista de aquellos que eligieron Mechongué en sus inicios para emprender su vida. De entre los primeros colonos encontramos los Cifuentes-Rodríguez, los Luchetti-Luchetta, los Laspina, los Miccio, los Camino, los Gambarte, los Romero, los Porreta, los Corral, los Mastrangelo, los Bibbó y un innumerable etc1. Sin embargo un pionero se radicó en Mechongué hacia 1926, venía desde Gral. Lavalle. Era hijo de Feliciana Urdampilleta, criolla hija de vascos y del inmigrante italiano, Cayetano Spadari, y no era otro que el conocido convecino Cayetano Florencio Spadari. Ya en el año 1926 se estableció en su negocio “El Chimborazo” en donde hoy se levanta la casa de la familia Ibargoyen.

Almacen de Cayetano Spadari. Lentamente el negocio iría creciendo y lo que había comenzado como una venta de vitrolas, discos y bombones se convirtió en un típico almacén de ramos generales donde se podía encontrar desde azúcar a pecheras, sogas, o anteojeras para los caballos. Es admirable contemplar aún el edificio del ahora llamado Viejo Almacén en manos de los dos herederos y continuadores de su comercio, sus hijos Abel y Noel “Pirincho” Spadari. Ellos mantienen aun lo que fuera el sueño de su padre. Ellos poseen un sinnúmero de anécdotas todas llenas de ternura, como cuando refieren que en temporadas de lluvia era tal el barro que iban a los saltos buscando la senda de lajas para poder cruzar la calle. Igualmente refieren con mucho orgullo que han atendido cuatro y hasta cinco generaciones de mechonguenses.

Libro Origen y Fundación de Mechongue. Contacte a la autora al e-mail marianasboh@gmail.com.

Al preguntarles por su sentir en torno a haber decidido continuar el negocio familiar ellos se muestran orgullosos y felices y entre una mezcla de alegría y melancolía, mencionan que creen que Don Cayetano estaría orgulloso. Al finalizar la entrevista al preguntarles que significa en su vida Mechongué, casi al unísono con una profunda emoción nos dicen: “Mechongué es una gran familia”.

Mechongué cumple sus primeros y joviales 100 años, de los cuales, sin tomar en cuenta el antiguo “Chimborazo”, el almacén de Spadari lo ha acompañado nada más y nada menos que durante 81 años. Contemplando como lentamente la pequeña colonia iba cambiando de forma, se adaptaba progresaba y se convertía en el hermoso “Pago Lindo”. Origen y fundación de Mechongué. Cien años del Pago Lindo, es un libro que reseña los antecedentes a la creación del pequeño pueblo. Nos relata la llegada de los pioneros, el desarrollo del comercio y el arte.

Escrito a partir de documentos orales y escritos que es su mayoría se encuentran en el Archivo del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar, es un libro que acerca a los lectores los primeros pasos del Pago Lindo y el modo en que sus habitantes han logrado convertir aparentes dificultades en plataformas de superación. Mechongué se presenta a los ojos del lector como una pujante localidad del interior.

¿Qué hizo que Mechongué sobreviva a otras tantas localidades del interior que surgieron igualmente con la llegada del ferrocarril? Su gente sin duda, su mayor capital. El espíritu pujante de los mechonguenses es el factor que hace la diferencia.

“Sin memoria no hay futuro. De allí la importancia de este libro ya que, a partir de estas páginas, el “Pago Lindo”, cuenta con una historia alejada de fantasmas. Ello, fruto de la minuciosa investigación y de la recopilación del testimonio de sus hacedores. Son los primeros cien años de vida de un pueblo si bien bucólico, pujante y activo. Son los años fundantes y piedra angular de su presente y porvenir. La autora ha trabajado el círculo riguroso de la memoria convirtiéndola en identidad.” (Dra Monica Aramendi del Prólogo a Orígen y fundación de Mechongué).


Mechongue. Historia del Pago Lindo.

Publicado en la Revista Espìgon. Historia de Mira Mar. Por Mariana Suárez Boh. marianasboh@gmail.com.


En el partido de General Alvarado a 45 km de Miramar, ciudad cabecera de partido, se levanta el pueblo de Mechongúe. Fundado oficialmente el 12 de mayo de 1911 por Martín de Álzaga (h) en campos de su propiedad. Como muchas de las localidades del interior bonaerense su desarrollo se produjo merced a la llegada del ferrocarril.

Sin embargo, el hecho de encontrarse aislado geográficamente hizo que sus habitantes se convirtieran en los verdaderos impulsores de su desarrollo. Por cuanto es en virtud de las inquietudes vecinales que se irán estableciendo las primeras instituciones; escuela, clubes sociales, etc. El aislamiento se veía acrecentado en las estaciones de otoño e invierno dado que el acceso por caminos reales consistía en una verdadera odisea.

Estos se encontraban anegados por profundos pantanos que volvían casi imposible la circulación. Promediando la década del 50, la situación de prosperidad del agro hará que el pueblo comience a adquirir buena parte del desarrollo edilicio que hoy en día puede observarse. Asimismo es durante la década siguiente que el cooperativismo producirá un verdadero impacto al gestionar para el pueblo la llegada de la luz eléctrica, el teléfono, el agua potable y la tan anhelada ruta asfaltada.

A pocos días de haber cumplido el centenario, Mechongué aparece como una localidad típica del interior bonaerense, que ha sabido gracias a la autogestión vecinal satisfacer las necesidades básicas de sus habitantes.

Llega el tren, nace la pequeña colonia

La enorme fertilidad de sus tierras hará que los principales estancieros comiencen a gestionar la llegada del ferrocarril. Tanto los herederos de Martín de Álzaga ,fallecido en 1892 como su esposa Ernestina Pérez y el mismo Marcelino Peláez, donaron las tierras sobre las que se construyó la estación y los primeros terrenos que conformaron el pueblo. Finalmente el 12 de mayo de 1911 se produjo la llegada de la primera máquina tomándose esta fecha como la fecha fundacional de Mechongué. Sin embargo la estación no obtuvo el certificado de vía libre, como se denomina en la jerga al derecho de circular, hasta el 12 de octubre del mismo año. Las obras continuaron y la estación fue concluida oficialmente en 1920, fecha en que se terminaron de construir los galpones y las segundas vías.

El topónimo

Al momento de asignársele un nombre al pueblo se le consulta a Martín de Álzaga (h) quien decide homenajear a su hermana Mercedes. Pero al serle referida la imposibilidad de otorgarle esta denominación puesto que ya existía estación Mercedes, decide denominar al pueblo con el apodo de ésta, a quien cariñosamente llamaban Mechonga. Se desconoce cómo es que exactamente se llegó a la denominación de Mechongué, aunque presumiblemente sea una derivación del primero. Respecto a la joven Mercedes, sabemos que su nombre completo era Mercedes María Alejandrina de Álzaga Pérez y presumiblemente habría nacido en 1890. Puede encontrarse mayor información en el libro Genealogías Argentinas, de Lucio Ricardo Pérez Calvo, donde se refiere a ella y la menciona como una dama ocupada en las tareas de beneficencia propia de su clase.

En algunos textos y en algunos sitios de Internet se ha insistido con la posibilidad que tal denominación pudiera corresponder a un vocablo aborigen, nada más lejano. En el libro Provincia de Buenos Aires. Grafías y etimologías de los topónimos indígenas (2003), del prestigioso investigador Rodolfo Casamiquela, puede leerse a propósito del posible origen aborigen de la voz Mechongué: “a pedido del Licenciado Sebastián Redondo (por aquel entonces director del Museo Municipal Punta Hermengo, hasta 1983) y éste a pedido del señor Secretario de Gobierno de Gral. Alvarado Edgardo Zagaglia, refiérase que el nombre Mechongué no es como erróneamente se cree una voz aborigen sino el apodo de la hija del fundador del pueblo.”

Cinco trazados diferentes.

La creación de pueblo de Mechongué estuvo rodeada de circunstancias poco comunes, entre las que se destacan la sucesiva presentación de diferentes trazados, cinco en total, hasta la aprobación definitiva de los planos. Como un detalle llamativo resaltaremos que muy lejos de esperar las decisiones que se tomaban en las distantes oficinas de La Plata, los pobladores que se iban acercando se establecían, aun sin el trazado definitivo de las calles, razón que explica el por qué años más tarde encontraríamos casas que tenían su puerta hacia el centro de la manzana. Manzana ésta que no existía claramente delimitada al momento de establecerse los primeros colonos. Y si existía, era de un modo rudimentario sin el trazado autorizado de la mensura oficial.

 

 

Un completo detalle de esta cuestión puede leerse en la revista “Dana” Nª 23 del Instituto de Investigación de Arquitectura y Urbanismo, en una nota redactada por el Sr Raúl Gómez Crespo, quien cita el trabajo de William Rogind, en la Historia del Ferrocarril Sud. Lo cierto que finalmente en 1927 se llego a un acuerdo en el que se proponía una traza que era una versión que tomaba datos de la tercera y cuarta presentación en Geodesia, dando origen a una quinta y definitiva.

Hacia la década del 60 Mechongué vivirá el momento de mayor desarrollo, son los años del cooperativismo que permitirá la llegada del servicio de luz eléctrica, de agua potable y del teléfono. Asimismo la Obra Madre Eufemia comienza a funcionar con el primer jardín de infantes y el Instituto Juan XXIII, que serán durante años los encargados de la educación de los jóvenes de Mechongué y la zona. Pero esta historia merece otro capítulo.
A cien años de su fundación Mechongué aparece como una pujante localidad del interior que ha logrado convertir sus dificultades en verdaderos impulsores de su desarrollo, merced a la comprometida labor de sus habitantes que son sin duda su más auténtico valor.

 

Bibliografía

Orígen y fundación de Mechongué. Cien años del Pago Lindo. Mariana Suárez Boh, Editorial Martín. 2011


 

> Mariana Suárez Boh. Cien Años de Mechongue.

 

 

Imágenes de Mechongue.

 

Imágenes del Archivo y Museo de Miramar y del Libro Orígen y fundación de Mechongué. Cien años del Pago Lindo. Mariana Suárez Boh, Editorial Martín. 2011.

Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué

   

   

   

   

   

   

   
   
   
   
   

Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué Mechongué

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina

Usted es nuestro lector numero: que visita nuestra Pagina Web

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina 

Volver al Museo y Archivo Histórico

Pagina Inicial  I  Agregar en Mis Favoritos  I  Quienes colaboran con el Museo  I  Conoces Miramar?  I  Salir 

A estas empresas y particulares les interesa la preservación y divulgación del patrimonio natural e histórico del Partido de General Alvarado.

Copyright © 2003- Museo y Archivo Histórico de General Alvarado. Todos los derechos reservados.

www.museodemiramar.com.ar           museomiramar@gmail.com 

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 
Inicio del Museo
Área de Histórica
Área de Cs Naturales
 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 

 
SOLO  SE
EXHIBE  EL
10 %
DE  LA
COLECCIÓN
DEL MUSEO