miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina

Bosque del Vivero Dunicola "Florentino Ameghino" Av Lorenzo Parodi s/n. Miramar.

museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar

Origen e Historia del Vivero Dunicola  Municipal

“Florentino Ameghino” de Miramar.

Recopilado por Daniel Boh y Mariano Magnussen Saffer. 2004.

Breve Comentario.

La ciudad de Miramar, como al igual a otras ciudades del litoral costero marítimo del S.E bonaerense, poseen bastas zonas con medanos vivos.

Particularmente nuestra ciudad, ya desde su fundación en 1888, el área próxima a las playas se convertía en un problema engorroso para los primeros habitantes y turistas de la región.

Los fuertes vientos que provenían del sud y sudeste provocaban el desplazamiento continuo de granos gruesos y finos de arena a pasos agigantados hacia la parte norte del pueblo conocido en aquel momento como “Mira – Mar”, cuyos estudios por la década del diez, sostuvo que estos se movilizaban de 9 a 12 metros por años.

Las espesas capas de arena que causaban no solo una molestia en la piel y en la vista de los residentes, sino que obstruia puertas y ventanas de las residencias mas próximas, llegando en algunos casos hasta un metro de altura sobre estas ultimas. No oftante, perjudicaba gravemente los sembrados y el pastoreo para los vacunos.

El tema se volvía critico cada año y se exigió una urgente solución para lugareños y veraneantes.

Fue Así que en 1923 se creo por Ley el Vivero Dunicola, dependiente del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires.

El origen de las tierras se encuentra en una donación de 14 hectáreas, por parte del Señor Felix U. Camet, en una franja de 1303 metros por 110 metros. A ello se le suma posteriormente 3 hectáreas cedidas por la Municipalidad de General Alvarado en 1926,  a la que se sumo otra expropiación, en 1938, de 11 hectáreas. Finalmente, en etapas sucesivas, se le sumaron otras 348 hectáreas, expropiadas y donadas, conformando el magnifico bosque de 502 hectáreas que observamos hoy.

Articulo del Diario "La Nación". 26 de Febrero de 1971.

El Vivero constituyo la primera experiencia de este tipo en toda la Republica Argentina (e incluso en América latina), porque su función no era solamente la fijación de los medanos, sino que se trasformo en una estación experimental de gran importancia, donde se estudio la adaptación de las diferentes especies al nuevo medio ambiente artificial, constituido por un extenso suelo arenoso y al clima marítimo.

Las primeras tareas se hicieron efectivas en el año 1926, y el 12 de octubre de 1927, se procedió a la inauguración oficial.

Gran trascendencia tuvo para la ciudad de Miramar la creación de este fabuloso paraíso. De hecho, los cambios urbanísticos se hicieron notar rápidamente, ya que se resolvía el ingreso de arena al poblado, lo que posibilito la edificación de propiedades en la costanera que era la mas expuesta.

Para 1940 se habían construido la mayoría de los Chalets que se observan en la actualidad desde calle 27 hasta el muelle de pescadores. Fue así que desde 1930 se empezó a promocionar al vivero en las guías turísticas de la época, como lugar de paseo y recreación.

El 31 de Octubre de 1934, se le dio el nombre del ilustre sabio y paleontólogo Argentino “Florentino Ameghino”  

La Creación del Vivero Dunicola de Miramar.

Datos aportados por el Senador Carmelo Félix Camet.

El Senador Francisco C. Camet, muy amigo del Gobernador Cantilo, invita alla por marzo de 1922 a visitar Miramar. Cantilo veraneaba en Mar del Plata con su familia, por aquel entonces se realizaban excursiones en tren, que traían turistas de Mar del Plata a conocer nuestro pueblo. En uno de esos trenes viajo el Gobernador Cantilo y su familia, en la estación del ferrocarril lo esperaba el Senador Camet y su señora esposa.

Fijación de la falda abrupta de un médano praderizado con Spartina ciliata.

En su auto recorrieron el poblado, la rambla de madera y el sector denominado por entonces “las rocas” (hoy zona del muelle de pescadores). Desde allí observo el visitante el primer médano ponderando su belleza y majestuosidad (imagen superior). Entonces Camet replico: “Si usted lo admira en esta hermosa tarde, pero si estuviéramos en un día de fuerte vendaval no diría lo mismo”. Explicándole luego los graves perjuicios que las arenas trasportadas por el viento, causaban a la población.

Rápido Cantilo le pregunto: “ y por que no lo arborizan plantando pinos adecuado a las condiciones zonales, así esto se convertirá en unas landas, al igual que las francesas. – Y como quiere que lo hagamos, si nuestro presupuesto municipal es exiguo”. – “No importa, afirmo Cantilo lo hará la Provincia”.

Luego pregunto “ A quien pertenece la propiedad?” – “ A mi hermano Felix” – Bien, dígale de mi parte que regale a la Provincia una porción adecuada para comenzar la obra”. No termino con esto, sino que reflexiono: “vera Camet, que con el vivero no solo se fijara el arenal, sino que será una fuente de recursos provenientes de la madera que proporciona los pinos, como la venta de piñas, resinas etc., permitirá la siembra de hongos, y el lugar se convertirá en una industria benéfica para la población”

El primer año se alambro el predijo donado, donde se instalaron un molino, un tanque australiano y una casilla, donde comenzaron las primeras tareas, bajo un grupo  de empleados, bajo la dirección del ingeniero Julio González.

 Entrada al Vivero Dunicola por Avenida Costanera. Nótese los medanos vivos aun sin forestar en 1927.

El segundo año comenzaron los trabajos de instalar reparos, hacer almácigos y algunos plantines.

Mas tarde quien desarrollo los verdaderos trabajos sobre las dunas, fue el ingeniero Pérez, quien no solo dirigía al personal experto, sino que trabajaba arriba de los medanos en las frías mañanas invernales.

Fuentes:
Revista del Centenario 1888 - 1988. Miramar.  1998. Autores varios.
Historia de la provincia de Buenos Aires y formación de los pueblos (1941). Ricardo Levene.
Monografía sobre la historia de Miramar. 1976.  Norma Cañueto.
Las dunas de la costa bonaerense.  1943. Andres Llovet.

Francisco Carmelo Camet.

Con la etica, "la espada y la palabra".

Por Mariana Boh. marianasboh@gmail.com

El primer diploma olímpico tuvo mucho que ver con Miramar

Francisco Carmelo Camet, nacido en Buenos Aires en 1876, fue el primer deportista olímpico que representó a la República Argentina, en el año 1900, haciéndolo de modo personal, veintiún años antes que nuestro país organizara una delegación. Muy pocos saben, por olvido por omisión, del modo en que sea que Francisco Camet además de ser un eximio deportista era un ser humano comprometido con el progreso de nuestra querida ciudad de Mira Mar por aquellos años.

Camet deportista.

La esgrima es una de las disciplinas fundadoras del moderno olimpismo. En los juegos llevados a cabo en París en 1900.En la prueba de espada se presentaron 103 competidores que fueron distribuidos en 17 series en los que clasificaban los dos primeros. Francisco Camet se clasificó segundo luego de vencer a dos franceses, un español y un peruano, siendo derrotado a su vez por el francés Léon Sée.

En la segunda ronda Camet volvió a clasificar segundo, eliminando a tres franceses y un belga y, para quedar escolta de otro francés, Edmond Wallace. En la tercera ronda, Camet salió tercero en su serie clasificando para la final, a la que clasificaron también siete franceses y un cubano, Ramón Fonst Segundo. La medalla de oro la obtuvo precisamente el cubano, mientras que Camet salió quinto, obteniendo diploma olímpico y dos puntos.

Encima de él quedó con medalla de bronce Léon Sée, quien lo había vencido en la serie inicial, y debajo de él quedó Edmond Wallace, en sexto lugar, quien en la segunda ronda había obtenido la serie de Camet.

Años más tarde su hijo Carmelo “Chicho” Camet, traería luego de su participación en los juegos de Amsterdam de 1928 la medalla de bronce en la misma disciplina. Así nuestro país obtuvo el primer diploma olímpico de manos de quien luego llegaría a ser un destacado vecino en la sociedad miramarense y en la historia de la política de la provincia de Buenos Aires.

De la Estancia La Trinidad a la Estancia Santa Clara

Francisco Camet nació en la estancia La Trinidad en inmediaciones de la actual Estación Camet. Cursó estudios superiores en Francia. Fue Presidente del Directorio del Banco Provincia, Senador Provincial, presidente del Banco Municipal de Préstamos, Intendente de Gral. Alvarado y Comisionado del Poder Ejecutivo.

Los Camet tuvieron una destacada actuación en la vida social y política de Gral. Alvarado. Su residencia se puede observar aun hoy aunque con cambios en la calle 19 y 36. Allí durante algún tiempo se emplazó la primera municipalidad, luego funcionó la primera sede de la escuela Nº1. Asimismo eran los propietarios de la Estancia Santa Clara, un tambo muy avanzado para la época.

Fue la infatigable labor de Francisco Camet y por su gestión, que Miramar vio realizada la tan anhelada obra del muelle. Y es con motivo de una visita del por entonces gobernador Cantilo, quien venía a supervisar el desarrollo de la obra que se dirigen a la zona de la actual baliza Punta Hermengo. Dejemos que los documentos hablen, nos relata un testigo presencial, por aquel entonces un joven, Carmelo “Chicho” Camet:“

<<<Diploma Esgrima Camet, 1925.

La creación del Vivero Dunícola se debe a la visión y acción del Gobernador José Luis Cantilo, el que electo en marzo de 1922 a invitación del Senador Francisco Camet, visitó Miramar, por cuyo progreso se interesaba. Para ello utilizó el famoso “Tren de excursión” que todos los miércoles corría desde Mar del Plata y en el que siempre a lleno, innumerables familias aprovechaban para conocer el naciente balneario de Miramar. Cantilo viajó con su familia y lo esperaba el Senador Camet con su esposa, con quienes visitaron el pueblo, la rambla, admiraron la extensa, amplia y hermosa costa, y las grutas, únicas distracciones por aquel entonces. (…) quiso (Cantilo) visitar el lugar del emplazamiento del futuro muelle, por cuya construcción tanto había bregado ante el Gobierno Nacional, hasta allí fueron, luego hasta la baliza (Punta Hermengo) y allí ponderó la belleza del primer médano. A lo que Camet contestó: “Sí, visto un lindo día como hoy; pero si usted lo viera en un día de viento S.O. invadiendo el pueblo, con sus arenas, no diría lo mismo. A lo que el Gobernador retrucó: “Puéblenlo de árboles, que se transformará en un bello paseo y en una fuente de riqueza producto de la madera, resina, piñas y hongos que plantarán bajo sus pinares, transformándose en las landas francesas.”

“Hermosa idea”, le replicó Camet, “pero ¿con qué?
- No se preocupe- respondió Cantilo- ¿De quién son estas tierras?
- De Félix.
- Bueno pídale a su hermano que le done las hectáreas necesarias para comenzar y yo le incluyo una partida en el próximo presupuesto.”

Y así sucedió Félix Camet donó las primeras 14 hectáreas y Cantilo incluyó a lo que se denominaría originalmente Estación Forestal Miramar en el presupuesto. De inmediato comenzaron las tareas. Luego el mismo Francisco donó 60 hectáreas para la realización del vivero.

Su actividad política siempre se destacó por la corrección con que se desempeñó. Su impecable comportamiento le valió ser llamado “la mosca blanca del radicalismo”, así lo denominó el diario El Mundo, al comprobar, la comisión encargada de la revisión de gestión que “no había nada, absolutamente nada que pudiera tildarse de incorrecto”.

Numerosas cartas atestiguan la solidaridad y el compromiso con que se desempeñó Francisco Camet no solo durante su gestión al frente de la comuna sino en su papel de simple vecino, asistiendo a desempleados, viudas, y personas que encontraban en él un verdadero sostén, no solo desde lo económico sino desde lo moral y lo humano. Tal era su compromiso que se ocupó personalmente de que todos sus empleados tuvieran su hogar, así como también una pequeña parcela de terreno.

Francisco Camet falleció en Miramar el 15 de julio de 1931 en la Estancia Santa Clara y recibió muestras de condolencia de parte de toda la comuna. En el editorial del periódico Actualidad con motivo de su deceso se escribió:” Fuiste, ante todo y sobre todo, un hombre bueno. Tu corazón era un volcán de amor hacia todos los que sufren. ¡Hasta luego Caballero del Bien!”

Fuentes:

Archivo Museo Municipal Punta Hermengo.

Boh, Mariana, Vivero de Miramar ¿Ameghino o Cantilo? Historia de un paseo por los médanos; XXII Congreso de Historia Regional, Mar del Plata, set, 2011

Actualidad, periódico, 18 de julio de 1931.

La Razón, jueves 16 de julio de 1931.

 

 

 

 

 

 

 >>Ver Galería de Imágenes Históricas del Vivero Dunicola

>>Volver al Bosque Dunicola "Florentino Ameghino" de Miramar

 >>Volver a nuestras publicaciones divulgativas

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina

Usted es nuestro lector numero: que visita nuestra Pagina Web

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina 

Volver al Museo y Archivo Histórico

Pagina Inicial  I  Agregar en Mis Favoritos  I  Quienes colaboran con el Museo  I Conoces Miramar?  I  Salir 

A estas empresas y particulares les interesa la preservación y divulgación del patrimonio natural e histórico del Partido de General Alvarado.

Copyright © 2003- Museo y Archivo Histórico de General Alvarado. Todos los derechos reservados.

www.museodemiramar.com.ar           museomiramar@gmail.com  

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 
Inicio del Museo
Área de Histórica
Área de Cs Naturales
 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 

 
SOLO  SE
EXHIBE  EL
10 %
DE  LA
COLECCIÓN
DEL MUSEO