I  Inicio  I  Exhibiciones I Historia del Museo I El parque I Notas de divulgación I Noticias Novedades I Como llegar I Expo Especiales I Descarga de Archivos I Información general  I  Salir  I 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

El Parque del Museo. Un lugar para explorar.

El Museo de Ciencias Naturales e Miramar, esta ubicado en el Bosque del Vivero Dunicola Florentino Ameghino de 502 hectáreas, de las cuales, aproximadamente 3 corresponde a esta institución, con enormes y variadas plantas y árboles. Allí cuando el visitante  ingrese al predio, podrá descubrí animales a escala natural recreados para la ilustración y educación publica. Además hay varias sorpresas por encontrar.

Escultura tamaño natural del Tigre Dientes de Sable (Felipeda miramarensis). Por Alejandra Gabriela Monteverde y José Luís Gómez. También se exhiben a su lado las únicas huellas fósiles de un dientes de sable en el mundo, Felipeda miramarensis, hallados en nuestra ciudad.

El tigre dientes de sable fue uno de los grandes triunfos evolutivos de los mamíferos depredadores. Smilodon significa “dientes de sable”, característica que evidencia su acentuada especialización en la cacería de presas grandes, como el megaterio y el mastodonte, enormes mamíferos hoy desaparecidos. El Smilodon superaba el peso y tamaño que el león actual; sin embargo, sus proporciones corporales diferían de las de cualquier félido moderno. Las extremidades posteriores del Smilodon populator eran más cortas y robustas, su cuello proporcionalmente más largo, y el lomo más corto. La extraordinaria peligrosidad de este félido se debía al gran desarrollo de la parte anterior de su cuerpo y al tamaño asombroso de sus caninos superiores, que llegaban a sobresalir más de quince centímetros. Todo su cuerpo tenía una estructura poderosa y los músculos de los hombros y del cuello estaban dispuestos de tal manera que su enorme cabeza podía lanzarse hacia abajo con gran fuerza. Las mandíbulas se abrían formando un ángulo de más de 120 grados, permitiendo que el par de los inmensos dientes de sable que tenía en el maxilar superior se pudiera clavar en sus víctimas. En la sala del Museo, se expone un increíble esqueleto de Smilodon populator.

En el Museo de Ciencias Naturales de Miramar; Se encuentran depositados restos originales de Tigres dientes de Sable, como así también, la copia de un esqueleto en exhibición, y las huellas únicas en el mundo.

Escultura tamaño natural del Gliptodonte (Panochthus tuberculatus). Por Alejandra Gabriela Monteverde y José Luís Gómez. 

El Doedicurus tuberculatus, fue la especie de mayor tamaño dentro de la familia de los Gliptodontes. Tenia 4,3 metros de largo y 2 metros de alto. La coraza tiene una forma muy particular, presentando una especie de joroba en su parte mas alta, con placas mas laxamente unidas que en otros parientes de la época. Su cola estaba formada por cuatro anillos, un tuvo cilíndrico de un metro de largo y en su termino poseía una masa ósea con púas corneas, convirtiéndose en una técnica de defensa contra los habituales depredadores. Sus extremidades son sorprendentemente robustas y su columna y cadera se encuentran soldadas al caparazón del animal. Se alimentaría al igual que otros de sus parientes de pastos cortos y de zonas semi-aridas. Su masa estimada en vida es de 2 toneladas.

En el Museo de Ciencias Naturales de Miramar; Podemos observar distintos restos de Gliptodonte, incluyendo a Panochthus. También hay un esqueleto muy completo de un Glyptodon y Neosclerocaliptus. Muchas otras están depositadas en las colecciones.

Escultura de Tortuga Laúd (Dermochelys coriacea) en el predio del Museo de Ciencias Naturales de Miramar. Escultura pintada por Gustavo Encina.

Las tortugas Laúd (Dermochelys coriacea) adultas son grandes animales, no particularmente vulnerables a los depredadores. Los huevos y las crías recién nacidas, en cambio, son las que corren más peligro de todas. Aves, perros y otros depredadores oportunistas han sido vistos excavando nidos y consumiendo huevos. Las crías son también vulnerables en el trayecto desde el nido hasta el mar. Una vez que entran en el agua se convierten en presas de muchos nuevos depredadores y muy pocas sobreviven hasta la edad adulta. Es la mayor de todas las tortugas vivientes, alcanzando una longitud de 2 metros y un peso de más de 600 kilos. Un individuo macho llegó a pesar 916 kilos, aunque las tortugas de este tamaño son raras. Se encuentra en todos los mares tropicales o subtropicales y es la única especie dentro de la familia Dermochelyidae.

En el Museo de Ciencias Naturales de Miramar;  En las inmediaciones del paraje de Centinela del Mar a unos 65 kilómetros al sur de la ciudad de Miramar, se halló un ejemplar muerto de una tortuga Laúd (Dermochelys cariacea) gracias al aviso del señor Raúl Gaviria, en Junio de1996. Se trataba de un ejemplar de 2,10 metros de largo y una envergadura (de una punta de la aleta a otra) de 2,50 metros y un peso estimado en media tonelada. Posteriormente Mariano Magnussen, naturalista de este museo, prepara el esqueleto que se encuentra en Exhibición. En Abril de 2005, se recuperó  gran parte de un esqueleto de Tortuga Laúd en las playas del Vivero del Bosque Florentino Ameghino de Miramar.

Escultura de Calamar Gigante en el Parque del Museo. Escultura pintada por Gustavo Encina, con la asistencia e Laura Mohana.

El calamar gigante (Architeuthis dux), habita en todos los océanos, a excepción de las zonas árticas y tropicales, y son especialmente abundantes en las aguas japonesas. Son muchos los enigmas que rodean a estos moluscos, ya que, al nadar en las profundidades de los mares, no se acercan a la superficie o a las costas, y sus avistamientos son una verdadera rareza. De hecho, cuando son capturados suelen encontrarse en mal estado, moribundos o muertos. En 2004, investigadores del Museo Nacional de Ciencias de Japón y la Asociación de observadores de Ballenas de Ogasawara consiguieron por primera vez imágenes de un calamar gigante en estado vivo, y en 2012 Discovery Channel logró filmar a este animal en su ambiente natural. El ejemplar más grande hasta ahora conocido se corresponde con el cadáver de una hembra varada en las costas de Nueva Zelanda en 1887 que medía casi 18 metros. Son animales con tentáculos extremadamente largos que pueden llegar a medir seis veces la longitud de su manto y, a diferencia de otros calamares, estos no son retráctiles.

En el Museo de Ciencias Naturales de Miramar; no tenemos ningún ejemplar de Calamar Gigante, pero en junio 2011, apareció muerto un Cachalote (Physeter macrocephalus). El Cachalote es su depredador natural, y por lo general tiene marcas o cicatrices de defensa del calamar gigante. Pudimos registrar fotográficamente estas marcas, as cuales son impresionantes.

     

>>>Volver a la Pagina Principal del Museo

Usted es nuestro lector numero: que visita nuestra Pagina Web

 

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Copyright © 2019. Museo de Ciencias Naturales de Miramar "Punta Hermengo". Todos los derechos. www.museodemiramar.com.ar / museomiramar@gmail.com   MMS Web Master