I  Inicio  I  Exhibiciones I Historia del Museo I El parque I Notas de divulgación I Noticias Novedades I Como llegar I Expo Especiales I Descarga de Archivos I Información general  I  Salir  I 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Hallazgo y Recuperación de un Gliptodonte.

 

Por Mariano Magnussen. Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar. marianomagnussen@yahoo.com.ar . Tomado de; Paleo- Boletín Paleontológico, Año 3. Numero 9 y 10,

 
Mayo 2005. Durante los último mes se recuperado un enorme caparazón y otros restos óseos de un Gliptodonte (Glyptodon clavipes), un raro espécimen dentro de los gliptodontidos, con una antigüedad de 500 mil años, anunciaron fuentes del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar, quienes realizaron las tareas de recuperación de los restos fósiles. Los mismos fueron hallados en sedimentos del Pleistoceno del litoral marítimo del Vivero Dunicola Florentino
Ameghino, a pocos metros de la avenida costanera. El Gliptodonte tenía 3,5 metros de largo y 1,4 de alto. Su cráneo estaba protegido por una coraza cefálica y su cola con anillos decrecientes y placas con puntas óseas. Su coraza ósea no tenia anillos móviles (como los actuales armadillos), cuya características es propia de esta familia de mamíferos desaparecidos. El tamaño de este caparazón es de unos 2,5 metros de largo por 2 metros de ancho, cuyas placas engrosadas entre si varían de 1 a 7 centímetros de diámetro, las cuales son fáciles de identificar por su forma de "flor". Su masa estimada en vida era de 1,5 toneladas. Su alimentación estaba compuesta principalmente por el pastoreo de hierbas bajas de zonas abiertas. Para llegar al fósil, los colaboradores tuvieron que extraer varios metros cúbicos de sedimento durante varias jornadas de arduo trabajo, puesto que el gigantesco animal prehistórico se hallaba en una posición en la que no se podía acceder en forma directa. Así mismo, se tuvo que preparar una estructura desarmable, única y original para levantar el fósil, cuyo peso estimado era algo mas de una tonelada. En la misma participaron miembros de la Asociación de Amigos, como Daniel Boh, Cecilio Bajos, Mariano Magnussen Saffer y Jorge Trusoni, como así también a Gonzalo Auriti, Jonatan Suárez, Melina Cutraro, Sabrina Boh, Ayelen y Tamara Díaz. Destacando la buena voluntad y disposición de la Dirección Servicios y la habilidad de los agentes encargados, especialmente del tractorista, por las difíciles maniobras para retirar el ejemplar y bomberos destacamento forestal del Vivero Dunicola. En estos momentos, autoridades municipales y miembros de la asociación de amigos se encuentran estudiando la posibilidad de dividir y ampliar las instalaciones del museo, ya que solo exhibe el 10% de su colección.
 

Que es un Gliptodonte?

Nombre Científico: Glyptodon clavipes. Owen, 1838.

Dentro de la numerosa y popular familia de Glyptodontidos, fue una de las especies mas comunes dentro del territorio bonaerense por la abundancia de restos fósiles. Su existencia fue comunicada por primera vez por Sir Owen en un trabajo científico en 1838. Glyptodon tenia 3,5 metros de largo y 1,4 de alto. Su cráneo estaba protegido por una coraza cefálica.

<<<En la foto se observa la reconstrucción tamaño natural de un Panochthus tuberculatus, en el Museo de Miramar.

Su coraza ósea no tenia anillos móviles, cuya características es propia de esta familia de mamíferos desaparecidos. El tamaño de este caparazón es de unos 2,5 metros de largo por 2 metros de ancho, cuyas placas engrosadas entre si varían de 1 a 7 centímetros de diámetro, las cuales son fáciles de identificar por su forma de "flor". Su cola carecía del anquilosamiento de los anillos terminales en forma de tubo descriptos en los otros géneros. Esta se encuentra formada por una serie de anillos móviles de diámetro decreciente, conformada por unos siete anillos con placas de forma relativamente grotesca y en punta. Sus patas son cortas y robustas. Gran parte de la columna y de la pelvis se encuentran soldadas a la coraza ósea. Su masa estimada es de 1,5 toneladas. Su alimentación estaba compuesta principalmente por el pastoreo de hierbas bajas de zonas abiertas. Algunos trabajos publicados recientemente en Francia por un grupo de prestigiosos Paleontólogos Argentinos, demuestra que es probable que varias especies de Glyptodontes se pudieran parar sobre sus patas traseras y apoyarse sobre sus grotescas colas, formando una especie de trípode, para mantener elevado su enorme y macizo cuerpo. Su extinción ocurrió hace unos 10 mil años. Entre los Glyptodontidae, es el género que posee la mayor extensión latitudinal, que va desde el sur de Argentina hasta Venezuela. Su presencia en Centroamérica, especialmente México, es dudosa y requiere alguna revisión. De acuerdo a  este taxón se habría desarrollado en ambientes abiertos de pastizales y estepas. De igual modo, recientes estudios del aparato hioideo de Glyptodon sugirieron una dieta principalmente pastadora, que apoya la hipótesis precedente. El hallazgo de corazas y placas óseas de este genero son de lo mas común en toda la región Pampeana. 
 

Galería de Imágenes del rescate del Gliptodonte.
     
 

Museólogo Daniel Boh, junto a los restos.

 

Primer grupo de colaboradores.

 

Momento después, la coraza mas descubierta.

 

Vista de la coraza a medida que se retira el sedimento.

 
Coraza mayormente descubierta.   Ultima vista de la coraza antes de ser enyesada.

 

Coraza con productos químicos.

 

Mariano Magnussen junto a la coraza.

 

Coraza tomada de frente.

 

Mariano Magnussen y Cecilio Bajos.

 
Vista superior de la coraza enyesada.   Cecilio Bajos, Daniel Boh y Jorge Trusoni.

 

Cecilio Bajos y Daniel Boh colocando papel.

 

Tareas de enyesado del enorme ejemplar.

 

Los técnicos sujetando el ejemplar en la pala de la maquina.

 

El ejemplar apoyado en una superficie nueva.

 

La maquina levantando la coraza.

 

Traslado hacia el Museo Municipal.

 
La coraza llegando al Museo de Miramar.   Los técnicos junto a la coraza,

Repercusión del hallazgo.

   

Medios de Comunicación que difundieron la Noticia del Hallazgo: Semanario El Argentino, Semanario El Planeta, Diario La Capital de Mar del Plata, InfoBae, TN Noticias, TN Ciencia, La Capital Cable, Paleontología Hispana, PaleoArgentina Web y PaleoWeb - Boletín Paleontológico entre otros.

 
Videos de las tareas para rescatar los fósiles de Gliptodonte.

 

 

MAS VIDEOS DE LOS TRABAJOS DE RECUPERACIÓN DEL GLIPTODONTE.

 
> Recuperan Fosil de Gliptodonte en el Vivero de Miramar. 00:05:52
> Extracción de coraza de un Gliptodonte (Glyptodon clavipes) 1. 00:00:20
> Extracción de coraza de un Gliptodonte (Glyptodon clavipes) 2. 00:00:58
> Vista panorámica del sitio del Gliptodonte (Glyptodon clavipes) en 360º. 00:00:41
> Extracción de Gliptodonte. Jóvenes extrayendo fósiles en Miramar. 00:00:15

Un armadillo gigante y prehistórico en la exhibición del Museo Municipal.

 

El Museo Municipal de Miramar dio a conocer entre sus trabajos de preservación y comunicación del patrimonio natural de la región, la restauración y puesta en valor de un gigante armadillo prehistórico, de unos 700 mil años. Personal del Museo Municipal Punta Hermengo, dependiente de la Secretaria de Turismo y Cultura de la Municipalidad de General Alvarado, dio a conocer una de las nuevas modificaciones que se están llevando adelante en su exhibición de paleontología local, que compara los personajes de la película de La Era de Hielo con las criaturas que alguna vez transitaron la región.

<<< Arriba, la coraza exhibida en el Museo de Ciencias Naturales de Miramar (2019). Abajo, extracción del enorme fósil (1993), y aspecto en vida del Gliptodonte.

Se trata en una puesta en valor de un gran caparazón y cola de un Gliptodonte (Glyptodon munizi), extraído en 1993 en los barrancos del bosque del Vivero Florentino Ameghino. El fósil, en su mayor parte completo, fue restaurado y procesado químicamente para su preservación, y se completo aquellas partes faltantes. “Se realizo un molde de un fragmento de la coraza, y se lo reprodujo unas 50 veces. De esta forma, se logro llevar a la coraza a su tamaño original – argumento – Mariano Magnussen. Por su lado, Daniel Boh, museólogo y encargado de la institución miramarense, destaco; “Estos animales estaban representados por unas 65 especies de distintas formas y tamaños. El que tenemos exhibido y restaurado en el museo es uno de los representantes mas grandes que se conocen. En vida tenia 1,5 metros de altura por 3,5 de largo. Los gliptodonte fueron grandes mamíferos herbívoros que habitaron nuestra zona en los últimos 4 millones de años, aunque los hay mas antiguos. En Miramar y alrededores se han recuperado varios ejemplares y restos aislados. En una vitrina lateral, se pueden observar cráneos, fragmentos de coraza, huesos largos y colas de estos animales. El museo miramarense preserva otras tres corazas muy completas y restos de estos gigantes, que esperan su turno y lugar para ser exhibidos. El Dr Alfredo Zurita, paleontólogo y uno de los expertos mundiales en Gliptodontitos, visito el museo Punta Hermengo y destaco la importancia de la coraza de Glyptodon munizi, y advirtió de que se trataba de uno de los pocos que se conservan en el mundo, no solo por el estado de conservación, sino también por lo raro de la especie. Próximamente se le agregaran las patas y el cráneo, lo que permitirá al visitante tener una clara idea de lo enorme que fue este Gliptodonte en vida, el cual llego a pesar más de una tonelada.  También se le acondiciono un rincón en la sala, donde se encuentran las graficas comparativas con otras especies y tareas de excavación, como así también, el tamaño comparativo con los actuales peludos. Mas imágenes e información en el Blog del Museo de Miramar y en nuestro FACEBOOK. Publicado en Diciembre  2013.


Galería de los trabajos de restauración del Gliptodonte. Desde su forma original exhibida hasta el resultado final.
   

   

   

   

La coraza fue restaurada en 2013 en las instalaciones anteriores por Mariano Magnussen. En septiembre de 2019, Gustavo Encina, Daniel Boh, Sergio Bogan y Mariano Magnussen, intervinieron nuevamente el ejemplar de Gliptodonte, ya que fue trasladado del antiguo museo municipal al nuevo Museo de Ciencias Naturales. Se reforzó todo el fósil y se lo interactuó en una tarima junto a un Scelidotherium y un Smilodon.

Los Gliptodontes. Entre los mas antiguos y duros armadillos.

Por Daniel Boh. Titular del Museo Municipal de Miramar y PaleoArtista. jdanielboh@yahoo.com.ar. Publicado en Paleo - Boletín Paleontológico.

Los restos fósiles más comunes de encontrar en nuestra región son, sin duda, las placas que forman los grandes caparazones de los Gliptodontes. Estos gigantescos mamíferos eran posiblemente los que poseían la coraza más dura de todo el reino animal, incluidas las tortugas. En el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar hay en exhibición uno de los tres ejemplares que se poseen y es posible apreciar lo sólidas que eran; como blindajes casi imposibles de atravesar.

Los Gliptodontes son Edentados (pocos dientes), un grupo al que pertenecen los Perezosos, Osos Hormigueros y los tan conocidos Peludos y Mulitas. Con estos últimos estaban mas cercanamente emparentados y se diferencian no sólo por el tamaño si no por sus caparazones que, a diferencia de sus grandes parientes, son articuladas y que les permiten enrollarse para defenderse de los depredadores. A su vez los Gliptodontes se dividen en varios Géneros con características bastante particulares.

En nuestra región es mas común encontrar los restos del Glyptodon típico, o sea un gran animal cuya caparazón esta compuesta por las muy conocidas placas en forma de flor, las cuales nos permiten darnos cuenta de que especie se trata. Tenían la cola acorazada con varios anillos decrecientes, en un numero que variaba de siete a nueve, cada uno con gruesas púas . También su cabeza estaba protegida con un casco y hasta su vientre tenia placas flotantes. O sea un verdadero tanque en el paisaje de nuestra pampa prehistórica. Con casi dos toneladas de peso y mas de 3 metros de largo.

Su forma de caminar ha sido tema de debate en los últimos tiempos, ya que se cree que posiblemente lo harían, la mayoría de las veces en dos patas; ya que sus miembros traseros eran mucho más gruesos y grandes que los delanteros y estaban situados casi en el centro de gravedad de su gran masa corporal. En muchas ocasiones se han encontrado sus corazas en forma invertida, por lo que se cree que caían en cuevas de vizcachas o de otro gran animal cavador del que hablaremos en otra oportunidad. Otro tema curioso relativo a estos animales es que se estima que, posiblemente los primeros habitantes de nuestro suelo, usaron las armaduras de éstos como precaria vivienda o para acumular agua de lluvia. Esta teoría se sustenta en que a principios del siglo XX se encontraron tres caparazones juntas , invertidas y una de ellas, de una especie diferente, dentro de otra. Algo casi imposible que ocurra de manera natural.

LOS GRANDES COMBATES DE LA ANTIGÜEDAD

Otro tipo de Gliptodonte era el denominado Doedicurus, de más de cuatro metros de largo, los que incluyen su cola. Esta era diferente a la de sus parientes, puesto que estaba formada en su principio por varios anillos decrecientes y su extremo era un gran garrote que posiblemente terminaba con grandes clavos. Originalmente se creía que los Gliptodontes, y especialmente los Doedicurus, estaban tan armados debido a la necesidad de defenderse de sus enemigos pero la cuestión era que cuando ellos se desarrollaron no existían grandes predadores, ya que los Osos gigantes y los Tigres Dientes de Sable aún no habían aparecido en nuestro continente.

La clave para resolver este misterio fue el hallazgo de una caparazón con una parte del mismo hundido por lo que podría ser un gran golpe, al que el animal sobrevivió, puesto que había tejido óseo nuevo. Si unimos la capacidad de caminar en dos patas y una cola larga como una maza, sacamos la conclusión que estos gigantes peleaban entre ellos para la posesión de las hembras o el dominio de su territorio. Seguramente combates que hubieran sido dignos de ser observados. Quizás los entusiastas de las riñas de gallos o de perros hubieran apreciado esto aunque seria conveniente estar bastante lejos de los contrincantes.

POR QUE GLIPTODONTE?

Para denominar a un animal por lo general se usa alguna de sus características físicas. En el caso de los prehistóricos muchas veces sus nombres derivan de la forma de sus dientes, siendo en este caso bastante particular ya que se los identifica usualmente por las placas de sus corazas y no por sus dientes. El nombre deriva de Glyptos (esculpido) y Odontos (diente). Ya que los dientes parecen similares a los trabajos de la técnica artística denominada Glíptica, que es la de tallar piedras duras aprovechando sus capas para destacar la figura trabajada.

Este nombre le fue dado por el naturalista francés Alcide D’Orbigny, al estudiar el primer ejemplar que fue desenterrado por el Jesuita ingles Thomas Falkner en el año 1760 a orillas del río Carcarañá en Santa Fe.

Los ejemplares que se encuentran en nuestro museo pertenecen a diversas antigüedades. El de la sala fue hallado frente al vivero en 1993 y los estratos en donde se encontraba tienen unos 700.000 años. 

Es interesante destacar que en nuestro distrito el lugar mas antiguo es la base que se ve en los acantilados del Golf Club, los cuales tienen algo más de 3 millones y medio de años. En ellos es difícil encontrar animales de gran tamaño ya que se cree que en aquellos tiempos el clima era más cálido y existía un monte espeso. Puesto que el clima se fue haciendo más árido y frío, el monte fue desapareciendo, dejando un paisaje del tipo chaqueño, con bosques pero con sitios despejados y pastizales. En ellos es más probable que se desarrollen grandes animales. Desde Miramar hacia el sur los estratos con fósiles son cada vez más nuevos por lo que el hallazgo de los antiguos gigantes es más común.

Aprovechamos la oportunidad para recordar que los fósiles están protegidos por Ley nacional y se debe avisar al museo cuando se realice el hallazgo de los mismos. En próximas entregas seguiremos hablando sobre la extraordinaria fauna que habitó esta región hace miles de años.

Bibliografía recomendada:

CARLINI, A.A.; ZURITA, A.E. & MIÑO-BOILINI, A.R. 2008. Reseña paleobiogeográfica de los Xenarthra (Mammalia) del Pleistoceno tardío de la región Mesopotámica (Argentina). Revista del Instituto Superior de Correlación Geológica, INSUGEO, 17:259-270.

CIONE, A.L. & TONNI, E.P. 1995a. Bioestratigrafía y cronología del Cenozoico superior de la región pampeana. In: Alberdi, M.T.; Leone, G. & Tonni, E.P. (Eds.), Evolución climática y biológica de la región Pampeana durante los últimos cinco millones de años. Un ensayo de correlación con el Mediterráneo occidental. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Monografías, 12:47-74.

Boh, Daniel y Magnussen Saffer, Marino. (2016). Historia del Museo Municipal Punta Hermengo. Athor, J y C. E Celsi. (eds.) La osa Atlántica de Buenos Aires – Naturaleza y Patrimonio Cultual. Fundación de Historia Natural Felix de Azara.  Buenos Aires.

Magnussen Saffer, Mariano (2002). Gliptodontes. Los armadillos gigantes de las pampas.Multimedio Sol. Sección Ecología. Miramar Prehistorica, un testimonio del pasado bonaerense. Nº 10

Magnussen Saffer, M. (2005).  La Gran Extinción del Pleistoceno.  Boletín de divulgación Científico Técnico. Museo Municipal de Ciencias Naturales Punta Hermengo de Miramar, Prov. Buenos Aires, Argentina. Publicación 3: pp 3 – 10 (Sec.Pal). 

M. Magnussen, D. Boh, C. Estarli y F. de Cianni. 2016. Sobre el rescate de un Gliptodonte. Nuevas Técnicas.  XXX Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados. Buenos Aires. Mayo de 2016. Libro de Resúmenes. Pag. 34.

NORIEGA, J.I.; CARLINI, A.A. & TONNI, E.P. 2001. Vertebrados del Pleistoceno tardío de la cuenca del arroyo Ensenada (Departamento Diamante, provincia de Entre Ríos, Argentina). Bioestratigrafía y paleobiogeografía. Ameghiniana, 38(4), Resúmenes: 38R.

NOVAS, F. 2006. Buenos Aires hace un millón de años. Editorial Siglo XXI, Ciencia que Ladra. Serie Mayor.

TONNI, E.P. & FIDALGO, F. 1978. Consideraciones sobre los cambios climáticos durante el Pleistoceno tardío-Reciente en la provincia de Buenos Aires. Aspectos ecológicos y zoogeográficos relacionados. Ameghiniana, 15(1-2):235-253

TONNI, E. P. Y FIDALGO, F. 1982. Geología y Paleontología de los sedimentos del Pleistoceno en el área de Punta Hermengo (Miramar, prov. Bs. As, Repub. Argentina); Aspectos paleoclimaticos. Ameghiniana 19 (1-2): 79-108.

 

     

>>>Volver a la Pagina Principal del Museo

Usted es nuestro lector numero: que visita nuestra Pagina Web

 

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Copyright © 2019. Museo de Ciencias Naturales de Miramar "Punta Hermengo". Todos los derechos. www.museodemiramar.com.ar / museomiramar@gmail.com   MMS Web Master