miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina

museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar

El patrimonio histórico y natural de la región esta
protegido desde 1988 por una Ordenanza Municipal.

En 1988 el Honorable Consejo Deliberante de General Alvarado dispuso, mediante la
Ordenanza 248/88, que la Municipalidad sea la responsable y protectora de los bienes
históricos, culturales y de las reservas naturales, públicas o privadas, existentes en el partido.La ordenanza determina las siguientes categorías:

a) Monumentos históricos, museos, sitios y conjuntos arquitectónicos o de otra
especie, lugares históricos, yacimientos arqueológicos, antropológicos y
paleontológicos.

b) Reservas naturales, paisajes, flora y fauna autóctona, reservas minerales.

c) Bienes culturales debido al genio individual y colectivo, referidos a las bellas artes,
literatura, música, ciencia, tecnología, arquitectura y cualquier otra expresión cultural
representativa del presente o pasado de esta comunidad.

La política de conservación y difusión del patrimonio que se engloba en alguna de las citadas categorías está a cargo del Museo Municipal y de su Asociación Amigos, contando con el apoyo y asesoramiento de la Secretaría de Obras Públicas y de la Dirección de Asuntos Legales, y con el control efectivo de la Policía local.
   

Que debo hacer cuando encuentro un fósil?

GUÍA RÁPIDA DE LA LEY NACIONAL 25.743 PARA PROFESIONALES Y PUBLICO EN GENERAL.

En el año 2003, se promulgo la nueva ley del Patrimonio Paleontológico y Arqueológico de la Republica Argentina, que limita e impide la extracción, la colección, la venta o destrucción de sitios y objetos de interés patrimonial.

1- Es objeto de la presente ley 25.743, la preservación, protección y tutela del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico. La presente ley será de aplicación en todo el territorio de la Nación Argentina.
2- Debe tener en cuenta que cualquier resto fósil que encuentre, halle u obtenga por regalo o donación, es parte integrante del Patrimonio Cultural de la Nación y el aprovechamiento científico y cultural del mismo. Por lo cual, un resto fósil, no es un objeto personal ni privado, es de cada ciudadano de nuestro país.
3- Las personas que por cualquier motivo descubran materiales paleontológicos en forma casual en la superficie o seno de la tierra o en superficies acuosas, deberán denunciarlos y entregarlos de inmediato al organismo competente, al museo, facultad, o institución competente de su región.
4- La omisión del deber de denuncia y ocultamiento hará pasibles a sus autores de un apercibimiento y, si mediare reincidencia, de una multa. En todos los casos procederá el decomiso de los materiales reunidos por parte del organismo oficial.
5- Las personas que realicen por sí, u ordenaren realizar a terceros, tareas de prospección, remoción o excavación en yacimientos paleontológicos sin solicitar la correspondiente autorización ante la autoridad competente, serán pasibles de multa, aunque aleguen adquisición de buena fe.
6- Las personas que, con posterioridad a la promulgación de la presente ley, se apropien y/o comercialicen objetos paleontológicos y aquellos que los recibieren, aunque aleguen buena fe, serán pasibles de una multa y el decomiso de los bienes.
7- Es necesario, en lo posible, que la persona particular u aficionado a la paleontología, que encuentre un resto fósil, denuncie inmediatamente su ubicación y naturaleza, a un organismo local, como un museo, facultad u otra institución similar que se encuentre en su localidad o en la región.
8- En todos los casos, siempre es bueno que el material sea retirado in-situ por el personal a cargo de una institución oficial en donde usted realizo la denuncia del material. Aconsejamos, que usted no retire el material del sedimento, su falta de conocimiento durante la extracción pudiera destruir evidencias.
9- También es real, que en la mayoría de los casos, los restos fósiles que se encuentran en la superficie, subsuelo o sumergidos en aguas jurisdiccionales, se hallan en alto peligro de destrucción ambiental o depredadora. Si usted encuentra un fósil suelto en la superficie, o semi-expuestos en el subsuelo (bordes de barrancos a punto de perderse, sobre calles de tierra en el yacimientos, o material que ha sido extraído y abandonados por terceros), debe ser, en lo posible, registrado fotográficamente, y trasladado a la institución competente mas cercana a su domicilio. También denuncie a terceros que extraigan fósiles en forma depredadora.
10- Aconsejamos en todos los casos, el seguimiento del material encontrado y denunciado. Verificar si el organismo local y nacional se preocuparon en el rescate del resto fósil en cuestión, de ser así, usted tiene el derecho de saber si mismo sufrió daños irreparables para su estudio, su estado de conservación durante el procesamiento de laboratorio, siglas y numero de inventario, y todo aquello que garantice su preservación perpetua. En el caso, en que los organismos oficiales no hallan cumplido o al menos intervenido luego de que usted los allá advertido, debe denunciarlo en todas las instancias que crea necesario, como organismos estatales, provinciales, municipales y en los medios de prensa, en caso de ser necesario, incluyendo en la Web. Usted también es responsable de nuestro patrimonio!!!

            

 

>>>>Vea aquí todo el contenido de la Ley 25.743.


 La Lechuza Meteorológica.

Por Ricardo Pasquali.

Huellas del tiempo: años atrás hubo descubrimientos en la ciudad de Miramar de un investigador de la Universidad Nacional de La Plata que permiten inferir cómo eran las condiciones climáticas bonaerenses hace cientos de miles de años.

En los alrededores de Punta Hermengo, cerca del muelle de pesca de Miramar, el doctor Eduardo Tonni (profesor de paleontología) de vertebrados en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata) realizó un inusual descubrimiento que permitió conocer las condiciones climáticas que existieron en el lugar hace varios centenares de miles de años. Lo que halló Tonni fueron los restos de la comida de una lechuza ancestral, que consistían en varias agrupaciones de pequeños huesos de roedores, comadrejas y aves contenidos dentro del sedimento que rellenaba una antigua cueva.

Las lechuzas, búhos y otras aves rapaces muchas veces devoran sus presas enteras. Los pelos, plumas, huesos, dientes, cutículas de insectos y piel que no son digeridas se apelmazan, formando masas compactas esféricas u ovoidales conocidas como bolos de regurgitación, regurgitados o egagrópilas. Estos bolos son expelidos al exterior por vía oral en el nido o cerca de algún posadero.

El estudio de los restos óseos contenidos en los regurgitados de lechuzas y búhos permite hacer un relevamiento de la fauna de la cual se alimentan. Fue justamente lo que quedó de varios bolos de regurgitación de una milenaria ave de rapiña, de tamaño similar a la lechuza de los campanarios o al lechuzón campestre, lo que descubrió Tonni en Miramar.

Los sedimentos en los que Tonni hizo tan singular hallazgo constituían el relleno de una cueva que tenía un diámetro máximo de 1,20 metros y que fue habitada hace algunos centenares de milenios por un armadillo de gran tamaño, similar a los actuales tatú carreta. En esta paleocueva, el investigador encontró cinco bolos fósiles que contenían 59 restos craneanos en total y gran cantidad de otros restos de esqueletos. Más de la mitad de estos cráneos correspondían a tucu-tucos, un género de pequeños roedores que en la actualidad comprende más de sesenta especies. Un tercio de los restos craneanos encontrados pertenecen a la familia de los roedores cricétidos, que incluye lauchas y ratones que hoy constituyen una plaga agropecuaria, además de ser portadores de la fiebre hemorrágica argentina o mal de los rastrojos. El investigador también identificó restos de un cuis chico y de un ave emparentada con los chingolos y jilgueros, además de seis restos de cráneo de una comadrejita patagónica.

Las investigaciones que realizó Tonni junto con sus colaboradores, Diego Verzi, Susana Bargo y Ulyses Pardiñas, permiten inferir cuáles eran las condiciones climáticas en la zona de Miramar en la época en que vivían estos animales, de los cuales se alimentaban las lechuzas y los búhos. En efecto, la presencia de la comadrejita patagónica, de una pequeña laucha de campo y de un cuis chico, así como la abundancia de tucu-tucos, sugieren ambientes más áridos que los presentes.

Actualmente, la comadrejita patagónica (Lestodelphis halli) vive en Santa Cruz, mientras que la laucha baya, un pariente cercano de la laucha de campo del género Eligmodóntia que formaba parte de la alimentación de la lechuza de Punta Hermengo, hoy es habitante común del Parque Nacional Nahuel Huapi. El cuis chico (Microcavia australis), un roedor estrechamente emparentado con el descripto por Tonni, Verzi, Bargo y Pardiñas, está distribuido en nuestros días en las zonas áridas del país. En cuanto a los tucu-tucos, poseen una amplia distribución en América del Sur, pero en general prefieren los suelos arenosos y secos, ya que el agua constituye uno de sus peores enemigos.

La distribución actual de la fauna de la cual se alimentaba la lechuza ancestral fue la clava que posibilitó a los paleontólogos del Museo de La Plata inferir que, en la zona de Miramar, hace centenares de miles de años había condiciones climáticas áridas y frías, posiblemente similares a las que hay en la Patagonia actual. Esta conclusión también es confirmada por las características geológicas de los sedimentos en los que se encontraron los bolos de regurgitación.

Fuente: La Nación.


El Extraordinario Tigre Dientes de Sable.

Por el Museólogo Daniel Boh. Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar. Publicado en la revista "Espigon" numero 55, 2011.

Uno de los animales prehistóricos que más entusiasma a la imaginación de grandes y chicos es, sin duda el Tigre Dientes de Sable. Estos grandes felinos habitaron en varios continentes y se originaron en África en el Mioceno, o sea unos 20 millones de años. Los primeros que llegaron a nuestras pampas lo hicieron hace unos 2 millones de años, provenientes de America del Norte, luego que se unieran los dos continentes.

El nombre científico es Smilodon populator, en donde “smile” significa cuchillo y “odontos” es diente; haciendo obvia alusión a su característica mas sobresaliente, sus largos y afilados colmillos. Además “populator” significa algo así como “el que asola los campos”. Los primeros restos de este animal fueron descubiertos por el científico danés Peter Lund en una cueva de Brasil, en 1842 y fue quien le asigno el nombre científico. Dos años después y desconociendo este dato, Francisco Javier Muñiz (prácticamente el primer paleontólogo argentino) descubre otro de estos tigres cerca de la localidad de Lujan y le asigna un nombre que no es aceptado luego por existir la denominación anterior.

Estos felinos pesaban algo mas que un tigre actual, unos 350 kilos, pero las proporciones eran diferentes, ya que la estructura esquelética y seguramente los músculos eran más grandes y fuertes en su parte anterior; un cuello más largo, patas más fuertes y cola reducida.

Esto nos indica que estaría especializado en cazar a los grandes y lentos perezosos gigantes que abundaban en aquellos tiempos en nuestro suelo.

Su método de caza posiblemente difería de los actuales tigres y leones, puesto que estos persiguen a su presa y saltan sobre ella, buscando asfixiar y romper el cuello de la victima con sus potentes mandíbulas. En cambio se supone que el Smilodon esperaba y emboscaba a los gigantes. En este caso se cree que cortaba arterias para desangrar a su presa y ahí estaba la utilidad de sus largos colmillos. Estos tenían una sección ovalada y ligeramente aserrados para cortar más fácilmente la carne.

Los famosos colmillos, que ya no se ven en ningún animal predador actual, eran una especialización que tuvo mucho éxito mientras existieron grandes animales para ser cazados. Su mandíbula podía abrirse en un ángulo de más de 120 grados, algo único entre los mamíferos, ya que un león sólo puede abrirla unos 65 grados. Prácticamente clavaba estos puñales usando los poderosos músculos del cuello que permitían un rápido movimiento hacia abajo.

También la forma de sus garras indica esta especialización ya que son diferentes y tendrían mas fuerza que las de los leones actuales. Sobre sus costumbres se ha inferido que, puesto que se han encontrado restos con indicios de golpes y quebraduras, los mismos vivían en grupos y que de alguna manera alimentaban al herido por un tiempo hasta que se recuperaba. Por otra parte serian muy violentos los combates por la posesión del territorio y de las hembras ya que se han hallado sus huesos con marcas provocadas por propios congéneres.

Otro estudio ha comprobado que el Smilodon rugía como un león, lo que también indica actividad de señalización, reconocibles para otros miembros de la especie. Si bien se los llama tigres, tenían un lejano parentesco con los leones, jaguares o tigres actuales, los cuales además tienen dientes cónicos. La desaparición de estos grandes felinos está vinculada estrechamente a la extinción de sus gigantescas presas.

Huellas de Smilodon halladas en Miramar. Son únicas en su tipo.

Hace unos 10.000 años los últimos de estos extraños y lentos animales pisaron la tierra, por lo que los tigres diente de sable siguieron ese mismo camino, al no poder adaptarse a los rápidos y pequeños supervivientes que no podían ser cazados por un animal que no podía alcanzarlos. En nuestro museo tenemos una media mandíbula hallada frente al vivero hace pocos años y seguimos buscando ya que sabemos que nuestra región es un lugar adecuado para que puedan ser encontrados otros restos de estos casi legendarios predadores.

Bibliografía recomendada.

Los mamíferos fósiles de Buenos Aires, R.C. Pasquali, E. P. Tonni. Editorial Universitas 2004

Buenos Aires, un millón de años atrás. Fernando Novas, Editorial Siglo XXI, Colección ciencia que ladra... 2006


Que pasaba mucho antes que existiera Miramar.

Daniel Boh. Museólogo. Titular del Museo Municipal Punta Hermengo de la ciudad de Miramar. www.museodemiramar.com.ar museomiramar@gmail.com. Revista Espigon. 2012. Nº 71.

Cuando nuestra ciudad fue fundada, se tuvo en mente las características naturales que la podrían hacer un lugar exitoso. Es difícil imaginar cómo era este paisaje hace miles o millones de años, cuando nada era como ahora.

Es bien conocido que los continentes se mueven muy lentamente y que este movimiento genera el levantamiento de cordilleras y el hundimiento de otras zonas. Este movimiento a veces se hace evidente mediante los terremotos o la erupción de volcanes pero, en nuestra región esto no es tan visible y las pruebas de importantes acontecimientos sólo es posible gracias al trabajo de los geólogos y los paleontólogos.

Debajo de nuestro suelo se encuentran rocas que están entre las más antiguas de la tierra y son parte de una formación que se generó hace unos 2000 millones de años. Estas son posibles de ver en las Sierras de Tandil y en la isla Martín García. En esos lejanos tiempos existía un gran continente que abarcaba América del Sur, África y Antártida. La parte que correspondería a nuestro país terminaba en la provincia de Buenos Aires y la Patagonia era una isla que se agregó hace 300 millones de años.

Este lento choque “cocinó” los sedimentos que se fueron acumulando sobre las antiguas capas y provocó unas grandes “arrugas”, las que conocemos hoy como las Sierras de Ventana y Tandil. Al mismo tiempo nuestro continente se fue separando de África y se empezó a crear lo que hoy conocemos como Océano Atlántico.

Este movimiento hace que se vaya hundiendo el centro del continente, provocando que se genere un mar que avanzó por todo el interior y llegara hasta Venezuela, por lo que nuestras sierras se convirtieron en islas.

Es notable que no se han podido encontrar en la provincia terrenos más jóvenes que 400 millones de años (por ejemplo falta la era de los dinosaurios, etc.), excepto los últimos 30 millones, de los cuales 3,5 son posibles de ver en nuestra región.

<<<Trazas fosiles atribuibles a Anelidos Marinos, 480 millones de años.

La cordillera se empezó a formar hace unos 100 millones de años pero hace unos 5 millones lo hizo más rápido y terminó por desalojar aquel mar interior, también llamado Mar Paranaense. Al mismo tiempo los glaciares que descendían de las montañas iban erosionando la piedra hasta convertirla en polvo, el cual era llevado por el viento (durante siglos el viento del Oeste era predominante) y los cursos de agua, se terminó de depositar en la zona pampeana, generando ese paisaje plano tan típico.

UNA TIERRA DE CAMBIOS

Cuando nuestro continente se termina de separar del resto, hace unos 65 millones de años, el mismo se convierte en una gran isla, por lo tanto su fauna evolucionó en forma particular. Esto sucedió casi al mismo tiempo que la desaparición de los dinosaurios por lo que aún los mamíferos eran pequeños pero, al correr de los siglos generaron los más extraños y gigantescos seres.

Puesto que el último continente en estar en contacto con el nuestro fue Australia, compartimos a los marsupiales, hoy representados por las zarigüeyas. Sin embargo existieron otros parientes de estas que semejaban lobos, osos o tigres.

También existían gigantescas aves corredoras de más de dos metros de alto, cóndores de 7 metros de envergadura, también animales semejantes a rinocerontes y a extrañas jirafas, tales como el Toxodon y la Macrauchenia.

Los animales más particulares de esta región eran los Edentados (grupo de animales con pocos dientes), conformado por los muy conocidos Gliptodontes, gigantescos armadillos parientes lejanos de los peludos y los perezosos, cuyos antiguos representantes tenían formas enormes de hasta 7 metros de largo y 5 toneladas de peso como el Megaterio.

El clima también fue cambiando pero hace unos 2,5 millones de años se empieza a hacer más frío y cambiante. Se alternan también períodos más cálidos pero el frío es predominante y aún se estudian sus causas. Al mismo tiempo se forma el puente entre las dos Américas, permitiendo la entrada de fauna del hemisferio norte la cual compite con la local. Así llegan los Mastodontes, Tigres dientes de sable, caballos, ciervos, pumas, guanacos, etc.

IMPORTANCIA DE LA ZONA

Dentro del área que comprende la costa del Partido de General Alvarado es posible apreciar los últimos 3 millones y medio de años de evolución del territorio. Una particularidad es que los estratos se hunden en el suelo a medida que se avanza desde Chapadmalal hacia Mar del Sud.

Esto se debe a que en algún momento, hace más de un millón de años, la parte terminal de las sierras de Balcarce que llegan hasta el mar, se han levantado debido a alguna presión de la corteza terrestre, por lo que hoy podemos observar que los acantilados en esa zona son muy altos.

 Esto permite observar sedimentos muy antiguos y algunos restos y acontecimientos anteriores a la llegada de la fauna norteamericana.

Especialmente lo que llama la atención es la presencia de escorias y tierra cocinada, que durante un siglo fueron un misterio y ahora se cree que son la evidencia del impacto de un meteorito de gran tamaño, ocurrido hace 3,3 millones de años. El lugar del suceso ahora está erosionado por el mar, ya que la orilla se encontraba a unos 300 kilómetros hacia el Este.

Debido a este arqueamiento de los estratos es posible ir siguiendo la historia de los terrenos mientras se avanza hacia el sur, ya que se van haciendo progresivamente más jóvenes. Esto permite observar los cambios en la fauna y el clima hasta hace unos 3000 años. De esta manera muchos científicos han elegido nuestra zona para realizar sus investigaciones desde hace más de un siglo.

MIRAMAR TIENE SU PROPIA
FORMACIÓN GEOLÓGICA

Durante el transcurso de los siglos el sedimento arrastrado por el viento desde la cordillera y los cursos de agua han ido acumulándose en el territorio de la zona pampeana. No todo se fue depositando de la misma manera, puesto que hubo períodos muy húmedos, seguidos de otros fríos y secos, momentos con vientos predominantes de algún sector, actividad de animales y vegetación, etc.

Todos estos acontecimientos quedan de alguna manera grabados en el terreno y es posible observarlos especialmente en los acantilados costeros, ya que las olas los van erosionando permanentemente en los lugares en donde se encuentran más expuestos, en un trabajo de siglos, ya que la orilla se hallaba a muchos kilómetros mar adentro.

El nombre de “Formación Miramar” fue asignado por el investigador Lucas Kraglievich en los años 50. En el momento geológico mencionado, en esta zona habría cursos de agua y lagunas que acumularon este sedimento y que los mismos fueron más tarde tapados por el polvillo que anunciaba un clima más seco.

<<<Vista geológica de Punta Hermengo, Miramar.

Los mismos son difíciles de observar para el ojo no experimentado, tal como ocurre en la mayoría de las capas geológicas bonaerenses, pero aún pueden verse cerca de la torre del faro de Punta Hermengo y en la zona de la salida de las cloacas. Las mismas capas han sido identificadas también en inmediaciones de Mar Chiquita y otras localidades, siempre con el mismo nombre, el de nuestra ciudad.

 Bibliografía recomendada.

Los mamíferos fósiles de Buenos Aires, R.C. Pasquali, E. P. Tonni. Editorial Universitas 2004

Buenos Aires, un millón de años atrás. Fernando Novas, Editorial Siglo XXI, Colección ciencia que ladra... 2006


La reserva natural de centinela del mar.

Daniel Boh   museomiramar@gmail.com. Revista Espigon

Nuestro distrito es uno de los pocos en los que no se ha implementado un área natural protegida a pesar que tiene las condiciones necesarias. Ahora bien ¿por qué se ha elegido el sector entre Mar del Sud y Centinela del Mar? La historia tiene varios caminos que han convergido en ese lugar. Ya en 1987 los científicos del Conicet y el Museo de La Plata , Eduardo Tonni, Walter Berman, Francisco Fidalgo, Francisco Goin y Juan Quiroga habían propuesto que la variedad y asociación faunística fósil del lugar tenía sus particularidades por lo que se la denominó “Unidad Mamífero Centinelense”. Además de esto existen evidencias de la caída de dos meteoritos hace 200.000 y 400.000 años estudiadas por científicos de varios países. En el año 2006 realizamos una excursión programada por el Centro de Geología de Costas dependiente de la Universidad Nacional de Mar del Plata. En esa oportunidad el entonces Director del mismo, el Geólogo Federico Isla nos planteó la necesidad y la importancia de preservar el sector de los acantilados en Centinela del Mar debido a sus características especiales, particularmente por la presencia de estratos de hace unos 120.000 años correspondiente al denominado Piso Belgranense, momento en que el clima era más cálido y el mar tenía una altura mayor que la actual. Por esto se depositó una playa y médanos con restos fósiles marinos. Estos datos nos impulsaron a generar una ordenanza de protección del lugar (Nº 203/08) para luego empezar los trámites ante la provincia y lograr una Reserva Natural Provincial.   

Esta idea se vio reforzada en 2011 con la presentación de un trabajo (Protección de costas y pérdida del patrimonio paleontológico: el caso de Punta Hermengo, Miramar, provincia de Buenos Aires) de los paleontólogos Marcos Cenizo, Esteban Zoibelzon y Eduardo Tonni, en el que al principio critican la colocación de piedras en el acantilado del Vivero.

Las mismas son para la protección del caño de las cloacas pero los autores desconocían ese dato. Luego, en ese mismo artículo proponen la creación de una reserva en el sector entre Centinela del Mar y Mar del Sud ya que sus características geológicas y paleontológicas son similares a las de Punta Hermengo.

Posteriormente se fueron sumando personas interesadas en el tema, por lo que se elaboró un proyecto integral que sume a la importancia geológica y paleontológica del lugar, la protección de la cadena de médanos aún sin forestar.

¿Para qué sirve un médano?

Si bien a principios del siglo XX se consideraba un enemigo a domar, el médano y en general el ambiente arenoso costero es un ambiente particular del cual queda muy poco y es muy fácil de alterar por medio de la forestación y la urbanización, además de no ser muy valorado. Lo primero que debemos tener en cuenta es que la arena de nuestras playas se va creando en las costas más al sur de la provincia y hasta de la Patagonia. En una lenta pero continua molienda, los granos que son llevados por las olas en su vaivén, llegan a un tamaño en el que el viento puede arrastrarlos hacia el continente en donde siguen su camino formando las conocidas dunas hasta que se topan con un arroyo que las lleva de vuelta al mar.

A veces una parte sigue sobre el continente formando un paisaje ondulado que permite la retención de las aguas de lluvia formando a veces grandes bañados con abundancia de aves migratorias. Con el correr de los siglos se ha generado una flora y fauna adaptada a estos ambientes que a simple vista aparentan ser áridos pero que esconden una variedad biológica muy grande.

Ciertas especies de aves nidifican y viven en estos lugares, pequeñas lagartijas se mimetizan con la arena, las plantas sobreviven a la escasez de tierra fértil y al aire marino. También preservan y a su vez permiten observar, debido a su movilidad, los restos fósiles que se hallan sobre el terreno o las pruebas del paso de los antiguos seres humanos.

En los últimos años se están realizando muchas investigaciones sobre las formas de vida presentes en las áreas medanosas y las mejores maneras de preservar las mismas. Por ejemplo recientemente un grupo de trabajo de la Fundación Azara se hizo acreedor a un premio convocado por el Fondo para la Conservación Ambiental patrocinado por el  Banco Galicia y cuya área de trabajo será justamente en los alrededores de Centinela del Mar.

¿Qué se puede hacer en una reserva?

Una reserva natural se puede visitar siempre bajo ciertas reglas. Se podrá seguir paseando en esa zona o ir a pescar pero habrá vigilancia para evitar que se tire basura o se circule con exceso de velocidad o fuera de los circuitos permitidos.

¿El Vivero puede ser una reserva natural?

Es una pregunta que muchos hacen y la respuesta es simple, no es un lugar natural, sino que fue creado por la mano del hombre. Su protección depende más del sentido común de las autoridades municipales y la preocupación de los vecinos y no las leyes provinciales en cuyo articulado no encaja, además de haber sido cedido por la Provincia a la Municipalidad en 1979.  El bosque debe ser cuidado y respetado como el espacio público más importante que tenemos y que nos identifica con respecto a otras localidades balnearias y por ello hay que crear los reglamentos necesarios para su correcto uso.

La creación de la Reserva Natural Centinela del Mar es un esfuerzo de muchas personas y organismos para preservar uno de los pocos paisajes naturales que nos quedan.

Parte del texto de la Ley 10907 sobre Áreas Protegidas de la Provincia de Buenos Aires.

ARTICULO 4º: Podrán ser declaradas reservas naturales, aquellas áreas que reúnan, por lo menos, una de las características que se enumeran a continuación:

a) Ser representativas de una Provincia o Distrito fito y/o zoográfico o geológico.

b) Ser representativa de uno o varios ecosistemas donde los hábitats sean de especial interés científico o encierre un paisaje natural de gran belleza o posean una gran riqueza de flora y fauna autóctona.

c) Alberguen especies migratorias, endémicas, raras o amenazadas, especialmente cuando constituyan hábitats críticos para su supervivencia.

d) Provean de lugares para nidificación, refugio, alimentación y cría de especies útiles, especialmente cuando éstas se hallen inmersas en zonas alteradas o de uso humano interno.

e) Constituyan áreas útiles para la divulgación y educación de la naturaleza o de valor para el desarrollo de actividades recreativas o turísticas asociadas a la naturaleza.

f) Posean o constituyan sitios arqueológicos y/o paleontológicos de valor cultural o científico.

g) Presenten sitios de valor histórico asociados con o inmersos en un ambiente natural.

Para más datos se puede ver el perfil de Facebook: Reserva Natural Centinela del Mar – Web, en donde se exponen todos los trabajos relacionados con este tema y las novedades que se van conociendo.

 

 

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina

Usted es nuestro lector numero: que visita nuestra Pagina Web

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina 

Volver al Museo de Ciencias Naturales

Pagina Inicial  I  Agregar en Mis Favoritos  I  Quienes colaboran con el Museo  I  Conoces Miramar?  I  Salir 

A estas empresas y particulares les interesa la preservación y divulgación del patrimonio natural e histórico del Partido de General Alvarado.

 

Copyright © 2003- Museo Municipal "Punta Hermengo" de General Alvarado. Todos los derechos reservados.

www.museodemiramar.com.ar           museomiramar@gmail.com 

 
Inicio del Museo
Área de Cs Naturales
Área de Histórica
 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 

 

 

 
SOLO  SE
EXHIBE  EL
10 %
DE  LA
COLECCIÓN
TOTAL  DEL
MUSEO